Titulaciones mundo del deporte

Quiero empezar mi blog con este tema porque para mí es el más importante de todos ellos. En el mundo deportivo el intrusismo laboral es tan grande que me ha llevado a plantearme si realmente quiero dedicarme a esto o bien cambiar de tercios. Y tras unos años “apartada” de lo “mío” he decidido no abandonar sin haber antes cogido el toro por los cuernos. Quizás no llegue a ver que a los licenciados en CAFD nos valoran como lo que somos, pero al menos espero aportar mi granito de arena para que al menos seamos más visibles al resto de la sociedad. Creo que éste es el primer problema que debemos solucionar.

Nadie duda de que un médico que nos evalúa cuando nos encontramos mal o que, simplemente nos revisa está plenamente cualificado para ello. Tampoco dudamos del pediatra cuando vamos a revisión de nuestros niños. No dudamos en el dentista cuando nos tiene que hacer un empaste. Tenemos interiorizado que para estas profesiones (médicos, enfermeras, …) hay que haber realizado unos estudios, sin embargo no ocurre lo mismo con nosotros y si así fuera, entonces seguro visitaríamos menos a los médicos…

Mi pequeño resumen sobre las profesiones y las titulaciones, que puede ser más extenso y que poco a poco iré aumentando:

Profesor de educación física:

  • Magisterio por Educación Física, hoy en día Grado en Educación con Mención en Educación Física. Serán los responsables de las clases de Educación Física durante toda la Educación Primaria.
  • Lcdos. INEF o Ciencias Actividad Física y Deporte / Grado en CAFD. Los responsables de la Educación Física en Secundaria y Bachillerato (otro tema más a tratar sobre el número de horas de educación física en la educación actual)

Monitores Deportivos, vamos los que nos encontramos en gimnasios y centros deportivos y donde mayor intrusismo laboral encontrarás:

  • El técnico de formación profesional
  • El licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte.
  • Los diplomados en magisterio (aunque creo que los contenidos que estudian no son los más idóneos).

El problema real está aquí, los cursillistas de centros privados que dan multitud de diplomas sin ningún tipo de validez y que los gerentes de gimnasios y centros deportivos contratan. Si solicitáis un entrenador personal, informaos, de verdad por vuestra salud. He visto errores brutales, ejercicios completamente contraindicados, clases no adecuadas al público que las realiza, circuitos y rutinas de entrenamiento y muuuuchas más… Me voy a informar si puedo poner ejemplos de otras páginas donde ponen entrenamientos y ejercicios sin indicar para quién es correcto o mejor dicho, quien NO debe hacerlos, que me parece más importante.

– Entrenadores deportivos, como los de fútbol, tenis, basket, surf, etc. su titulación viene reglada por las federaciones deportivas con cursos específicos y ellos son los responsables de los entrenamientos relacionados con la técnica específica de cada deporte y también en rendimiento deportivo. Sin embargo, si este entrenador quiere desarrollar sus atribuciones para la recuperación funcional de un deportista tras una lesión o similar deberá estar bajo supervisión de un licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte.

Gerente / Director Deportivo, debería ser único y exclusivo de Lcdos. En Ciencias de la Actividad Física y Deporte. Aunque en la actualidad no suele ser así.

Ahora bien, la realidad es otra completamente. Las leyes de deporte en este país ponen a disposición de las Comunidades Autónomas las competencias en esta materia, y aunque se ha avanzado mucho o bastante, aún quedan muchas Comunidades que no tienen reguladas las titulaciones y los puestos correspondientes.

El País Vasco, Cataluña, Madrid, Andalucía, Aragón son las primeras que me vienen a la mente que ya han conseguido esa regulación deportiva. Desde aquí mi admiración y envidia sana a estas comunidades.

Mientras seguiré soñando un mundo en el que cuando uno se quiera poner en forma, recuperar de una lesión, preparar para un aprueba deportiva, …, piensen en un licenciado y no en el “chico del gimnasio”… También voy a soñar que puedo escribir sin un niño al lado que no para de decirme… “Puedo tocar una tecla mamá? Puedo? Puedo tocar una tecla, mamá? Puedo?” Y así entra en bucle hasta que va a poner el punto final a este artículo.